Trekking a la Laguna 69

El tercer día de nuestra visita a Huaraz fuimos a conocer la famosa Laguna 69, esa que a todos nos llama la atención por su hermoso color.  El tour que contratamos nos recogió a las 5:00am de nuestro hotel para llevarnos al lado norte de la ciudad de Huaraz, hacia el Parque Nacional del Huascarán, donde comenzaremos nuestra caminata hacia la Laguna 69.

A las 8 de la mañana hicimos una pequeña parada en un restaurant típico, donde tomamos un buen desayuno para tener muchas energías porque sería un día de mucho esfuerzo físico. Luego continuamos con nuestro camino por 20 minutos más, pasamos por las lagunas de Llanganuco y nos dirigimos a Cebolla Pampa, que se encuentra a 3850 msnm, donde comienzamos el trekking hacia la famosa laguna.

20181015_090058

Iniciamos el trekking a las 9:00 am, son un total de 16 km de ida y vuelta. Nos dijeron que era de dificultad moderada, no apto para personas que tengas problemas ya con la altura. También nos recomendaron llegar a la laguna a las 12, descansar una hora, e iniciar el retorno a la 1:00pm.

La ruta a Laguna 69 es fácil de seguir, pues hay un solo y muy claro sendero que atraviesa un agradable bosque de queñuales. Seguimos por un largo tramo bastante plano en dirección norte, desde donde se ve la cara sur del dificilísimo Nevado Chacraraju (6108m).

20181015_093757.jpg

En el km 2 (4022m) se pasa junto a un grupo de pequeñas casas aparentemente abandonadas. A estas alturas, la vista del Huascarán norte y del Huascarán sur es impresionante a nuestras espaldas. Por el camino podemos observar la éxotica flora y fauna propias de la cordillera.

En el km 2,8 (4090m) se cruza un pequeño puente, idóneo para hidratarse. Desde aquí, la ruta gana pendiente, a 130 metros se observa tanto la pequeña cascada de nuestra derecha como la gran cascada a nuestra izquierda, que cae por el acantilado que nos separa de la Laguna 69.

 

Seguimos un camino de zig-zag, y un tramo largo de bastante pendiente, acá es donde se siente la difícil parte del trek, pues es donde se gana más altura. Tras el zig-zag, en el km 4,6 al fin el camino nos da un respiro, se llega a un pequeño plano donde se puede apreciar la pequeña Laguna 68.

20181015_110649

Continuamos caminando, por una zona plana donde tenemos una buena vista panorámica. Pasamos junto a un cartel que indica la bifurcación a la laguna Broqui, pero seguimos con nuestro camino hacia la laguna 69.

En el km 5,7 (4420m) se acaba el descanso, comenzamos a ascender la ladera final. Es el último esfuerzo, que nos permite subir los últimos 200 metros. Alcanzamos la máxima altitud de 4612m, en un pequeño sector plano ubicado justo antes de la Laguna 69 (4600m).

Por fin, con mucho esfuerzo hemos llegado a las 12:15pm, la hermosa laguna 69, con su hermoso color celeste, y el imponente nevado Chacraraju a su espalda. Aquí nos quedamos a descansar mientras contemplamos su belleza.

20181015_130240

A la 1:00pm en punto comenzamos el camino de retorno por el mismo sendero hasta Cebollapampa, donde tomaremos el bus de retorno a la ciudad de Huaraz, después de 16 km de caminata (5 horas de camino) llegamos bastante agotadas.

Al regreso nos agarró una fuerte lluviecita, pero luego volvió a salir el fuerte sol.  Recuerden llevar agua para hidratarse, snacks para mantenerse con energía durante el trek, bloqueador solar, lentes de sol, ropa para la lluvia, el clima es muy cambiante, y claro no olviden la cámara de fotos.

Chavín de Huantar y las Cabezas Clavas

Después de recorrer el Callejón de Huaylas por dos horas aproximadamente, nos encontramos a 3180 msnm, en el complejo Arqueológico de Chavín, en la provincia de Huari. Aquí vamos a observamos cómo los Chavín pudieron hacer tan magnífica obra de arquitectura e ingeniería hidráulica. El ingreso al completo tiene un precio de S/15.00 adulto, niño S/4.00 y peruanos mayores de 65 años pagan media entrada.

El complejo Arqueológico de Chavín se dio a conocer en el año 1919, por Julio Cesar Tello. Ha pasado por muchos desastres naturales, el más reciente fue el 17 de enero de 1945, donde un aluvión tapo gran parte de toda la estructura.

Aquí se encuentra una réplica de la estela de Raimondi, este monolito fue descubierto en 1840 por un campesino, Timoteo Espinoza, que se lo llevo a su casa y uso de mesa. Un día Raimondi fue invitado a comer a su casa, y al no tener con que limpiarse las manos, se las froto contra la parte baja de la mesa y descubrió el tallado Chavín.

Luego nos trasladamos a la plaza cuadrada, donde se encuentra un gran templo. Este, fue edificado por personas que no vivieron en Chavín, según Julio Cesar Tello, fueron personas que llegaron de la Selva, su primera edificación fue el Lanzón, así empezaron el culto a este dios. La Plaza cuadrada cuenta con 49 metros en cada lado, 90 grados en las esquinas y una pequeña inclinación para que en época de lluvia la plaza no se inundase y el agua discurra al sistema de drenaje.

DSC_1412

En lo alto, se encuentra el templo, casi 1200 años antes de cristo, construido de diversos tamaños de piedras, las más grandes en su base, pero no son piedras unidas, mantenían una cierta distancia entre ellas para que durante un terremoto la energía pueda salir y no ocasionar derrumbes.

20181014_132149

En el interior del templo se encuentran muchas galerías, ambientes que albergaban peregrinos y almacenaban productos. En una de ellas se encuentra el Lanzón, pero lamentablemente no se puede le fotografiar.

Si pudimos ingresar a las galerías de laberintos, este lugar tiene un buen sistema de ventilación, en algunas partes construyeron ventanas cuadrangulares, que a medida que avanza hacia la parte interna se va adelgazando y luego se agranda. Estas ventanas fueron construidas en forma de embudo, ayudaba a que entrara el aire necesario para poder oxigenar, suficiente para que las personas vivan y poder mantener los alimentos.

En la parte baja del templo se encuentra la Plaza circular o la plaza de la gloria, construida solo para la clase privilegiada, de 21 metros de diámetro, finamente decorada.  En el medio de la plaza estaba clavado el Obelisco de Tello, que cumplía la finalidad de reloj solar, para saber las estaciones del año.

DSC_1450

Antiguamente, alrededor de todo el templo estaban ubicadas las cabezas clavas, guardianes o protectores del templo. En la actualidad solo se encuentra una cabeza clava incrustada en la pared.  Las cabezas muestran rostros, no todas son iguales, cada una tiene un rostro y atuendo distinto. Se cree que representan el momento del consumo de alucinógenos que el rostro muestra bajo la influencia de ellos.

 

20181014_140918

Después de nuestra visita al complejo arqueológico de chavín, tuvimos la oportunidad de conocer su bella plaza de armas, donde pueden encontrar varios restaurantes de comida típica y artesanías. A unos 15 minutos de la plaza se encuentra el Museo de Chavín, la entrada al museo tiene un precio de S/7.00, pero está incluido en el boleto que compramos para visitar el complejo arqueológico de chavín.

En el Museo Nacional, podemos encontrar todas las cabezas clavas que se encontraban incrustadas en el templo hace muchos años.  No todas son iguales, cada una tiene un gesto distinto, algunas tienen una mucosidad saliendo de la nariz y otras un tipo de tapón, se cree que por el exceso de alucinógenos, algunas personas sufrían hemorragias.

Aquí también se encuentra una réplica del Lanzón monolítico, de 4.54 metros de altura,  tiene la forma de una gigantesca punta de proyectil, cuenta con tres lados, que están cubiertos con motivos grabados, que representan a una divinidad o ser sobrenatural con rasgos humanos mezclados con los de animales.

El Obelisco de Tello también se encuentra aquí, esta si es la pieza original, mide 2.52 metros de alto y se halla esculpido en sus cuatro caras. Representando a dos personajes míticos similares o, en todo caso, uno solo desdoblado lateralmente, cuya cabeza se halla en la parte superior y el cuerpo alargado se extiende hasta la parte inferior de la escultura.

DSC_1506

Aquí encontramos una copia de la estela Raimondi, mide 1.98 metros de alto y 74 cm de ancho, representa una divinidad antropomorfa felinizada de pie, sosteniendo en cada mano una especie de báculos, las manos y pies terminan en garras. La pieza original se encuentra en el Museo Nacional de Arqueología, Antropología e Historia del Perú en el distrito de Pueblo Libre, en Lima.

El viaje de retorno tomó 2 horas y media aproximadamente, los cuales aprovecharemos para descansar mientras apreciamos el hermoso paisaje del Callejón de Huaylas.

Yungay: La Quebrada de Llanganuco

Nuestro dia comenzó visitando el Camposanto de Yungay, a nuestra salida empezamos el acenso por la cordillera blanca para ingresar a uno de los sectores del Parque Nacional Huascarán, la Quebrada de Llanganuco, donde hicimos un pago de ingreso de S/11.00 para. El trayecto dura una hora aproximadamente y se aprecian paisajes hermosos tanto de Yungay como de los Nevados Huascarán y Huandoy.

En la quebrada de Llanganuco se encuentran 2 lagunas ORCONCOCHA y CHINANCOCHA. La laguna Orconcocha (que en quechua significa Laguna macho) está situada a 3860 msnm, al final del valle glaciar. Es más pequeña, destaca por sus aguas de tonos celestes, está en una zona intangible y de difícil acceso. A su alrededor se asientan muchas aves en reproducción o con sus crías. Esta es una de las razones por la que no se permite el ingreso al público.

20181013_135650

La laguna Chinancocha (en quechua significa Laguna hembra) está ubicada a 3850 msnm, al pie del Huascarán, el nevado más alto del Perú. Esta laguna se caracteriza por el intenso color verde turquesa de sus aguas y por los frondosos bosques de queñual que crecen en sus orillas.

20181013_142230

Ambas lagunas se forman por el deshielo de los nevados Huascarán, Huandoy, Pisco y Chopicalqui. Unen sus aguas gracias al río Chopicocha y llegan hasta Yungay, desembocando en el rio Santa. Su temperatura va desde los 7ºC hasta los -3ºC. Las lagunas despliegan su mayor esplendor de colores durante la mañana, debido a que el sol se refleja directamente sobre ellas. Es recomendable contemplarlas entre las 8 y 10 de la mañana.

La mejor temporada para visitar la quebrada de Llanganuco es entre los meses de abril a noviembre, cuando no llueve con intensidad. Pueden hacer turismo convencional (como paseos en bote, a caballo y caminatas) y de aventura (trekking: recorrer caminos montañosos durante varios días).