Chavín de Huantar y las Cabezas Clavas

Después de recorrer el Callejón de Huaylas por dos horas aproximadamente, nos encontramos a 3180 msnm, en el complejo Arqueológico de Chavín, en la provincia de Huari. Aquí vamos a observamos cómo los Chavín pudieron hacer tan magnífica obra de arquitectura e ingeniería hidráulica. El ingreso al completo tiene un precio de S/15.00 adulto, niño S/4.00 y peruanos mayores de 65 años pagan media entrada.

El complejo Arqueológico de Chavín se dio a conocer en el año 1919, por Julio Cesar Tello. Ha pasado por muchos desastres naturales, el más reciente fue el 17 de enero de 1945, donde un aluvión tapo gran parte de toda la estructura.

Aquí se encuentra una réplica de la estela de Raimondi, este monolito fue descubierto en 1840 por un campesino, Timoteo Espinoza, que se lo llevo a su casa y uso de mesa. Un día Raimondi fue invitado a comer a su casa, y al no tener con que limpiarse las manos, se las froto contra la parte baja de la mesa y descubrió el tallado Chavín.

Luego nos trasladamos a la plaza cuadrada, donde se encuentra un gran templo. Este, fue edificado por personas que no vivieron en Chavín, según Julio Cesar Tello, fueron personas que llegaron de la Selva, su primera edificación fue el Lanzón, así empezaron el culto a este dios. La Plaza cuadrada cuenta con 49 metros en cada lado, 90 grados en las esquinas y una pequeña inclinación para que en época de lluvia la plaza no se inundase y el agua discurra al sistema de drenaje.

DSC_1412

En lo alto, se encuentra el templo, casi 1200 años antes de cristo, construido de diversos tamaños de piedras, las más grandes en su base, pero no son piedras unidas, mantenían una cierta distancia entre ellas para que durante un terremoto la energía pueda salir y no ocasionar derrumbes.

20181014_132149

En el interior del templo se encuentran muchas galerías, ambientes que albergaban peregrinos y almacenaban productos. En una de ellas se encuentra el Lanzón, pero lamentablemente no se puede le fotografiar.

Si pudimos ingresar a las galerías de laberintos, este lugar tiene un buen sistema de ventilación, en algunas partes construyeron ventanas cuadrangulares, que a medida que avanza hacia la parte interna se va adelgazando y luego se agranda. Estas ventanas fueron construidas en forma de embudo, ayudaba a que entrara el aire necesario para poder oxigenar, suficiente para que las personas vivan y poder mantener los alimentos.

En la parte baja del templo se encuentra la Plaza circular o la plaza de la gloria, construida solo para la clase privilegiada, de 21 metros de diámetro, finamente decorada.  En el medio de la plaza estaba clavado el Obelisco de Tello, que cumplía la finalidad de reloj solar, para saber las estaciones del año.

DSC_1450

Antiguamente, alrededor de todo el templo estaban ubicadas las cabezas clavas, guardianes o protectores del templo. En la actualidad solo se encuentra una cabeza clava incrustada en la pared.  Las cabezas muestran rostros, no todas son iguales, cada una tiene un rostro y atuendo distinto. Se cree que representan el momento del consumo de alucinógenos que el rostro muestra bajo la influencia de ellos.

 

20181014_140918

Después de nuestra visita al complejo arqueológico de chavín, tuvimos la oportunidad de conocer su bella plaza de armas, donde pueden encontrar varios restaurantes de comida típica y artesanías. A unos 15 minutos de la plaza se encuentra el Museo de Chavín, la entrada al museo tiene un precio de S/7.00, pero está incluido en el boleto que compramos para visitar el complejo arqueológico de chavín.

En el Museo Nacional, podemos encontrar todas las cabezas clavas que se encontraban incrustadas en el templo hace muchos años.  No todas son iguales, cada una tiene un gesto distinto, algunas tienen una mucosidad saliendo de la nariz y otras un tipo de tapón, se cree que por el exceso de alucinógenos, algunas personas sufrían hemorragias.

Aquí también se encuentra una réplica del Lanzón monolítico, de 4.54 metros de altura,  tiene la forma de una gigantesca punta de proyectil, cuenta con tres lados, que están cubiertos con motivos grabados, que representan a una divinidad o ser sobrenatural con rasgos humanos mezclados con los de animales.

El Obelisco de Tello también se encuentra aquí, esta si es la pieza original, mide 2.52 metros de alto y se halla esculpido en sus cuatro caras. Representando a dos personajes míticos similares o, en todo caso, uno solo desdoblado lateralmente, cuya cabeza se halla en la parte superior y el cuerpo alargado se extiende hasta la parte inferior de la escultura.

DSC_1506

Aquí encontramos una copia de la estela Raimondi, mide 1.98 metros de alto y 74 cm de ancho, representa una divinidad antropomorfa felinizada de pie, sosteniendo en cada mano una especie de báculos, las manos y pies terminan en garras. La pieza original se encuentra en el Museo Nacional de Arqueología, Antropología e Historia del Perú en el distrito de Pueblo Libre, en Lima.

El viaje de retorno tomó 2 horas y media aproximadamente, los cuales aprovecharemos para descansar mientras apreciamos el hermoso paisaje del Callejón de Huaylas.

Deja tu Comentario